martes, noviembre 01, 2005

La cámara estenopeica

Una cámara estenopeica no es más que una cámara oscura. El término cámara oscura fue traído al mundo por Johannes Kepler (S.XVI) pero desde mucho antes se tiene conocimiento de esta técnica: chinos, árabes, Aristóteles, Da Vinci, etc. La camera obscura es fundamentalmente una caja con un orificio a través del cual se forma una imagen: con las proporciones adecuadas (relación orificio-caja), la luz penetra por él y crea un cono de luz que proyecta sobre un plano(1) los objetos del exterior. Las cámaras estenopeicas no tienen lente ni ninguno de los componentes ópticos de las cámaras convencionales; tan sólo cuentan con un pequeño orificio, el estenopo.
Este tipo de fotografía tiene algunas ventajas sobre la convencional: las imágenes no presentan las deformaciones ópticas que crean las lentes, especialmente las angulares. Se puede hacer una cámara estenopeica "gran angular" y ninguna de las rectas se transformará en curva. También poseen otra característica interesante: profundidad de campo absoluta, esto es, mismo foco a cualquier distancia. Si se logran un buen estenopo (pulido y con una relación tamaño-distancia correcta) se puede conseguir un foco perfecto a 1cm, 10, 100 o a distancia infinita. Esto es la teoría muy, muy por encima. Hay más consideraciones, más características y muchas maneras de implementar esta técnica.
En mi último paso por Argentina comencé a construirme una cámara de madera para negativos 35mm. La terminé aquí en España y, para ser de diseño propio, quedó bastante bien. Hice unas pruebas y no fueron malas pero tenía algunos defectos que debía corregir, por lo que fue descartada. Comencé a buscar otras maneras de armar una cámara e inmediatamente pasé a un mundo para mi desconocido: formato medio. Comencé a trabajar con una cámara 6x9, obsequio de Claudia y Marcelo dos Santos y las cosas empezaban a mejorar. Entónces fue cuando Manuel Casamayón, fotografo del diario donde trabajo me regaló un respaldo de una Bronica 6x6, en perfecto estado y que solucionó mucho las cosas. Todo el chásis, sistema de arrastre, soporte para negativos y hasta obturador, ya lo tenía, sólo me faltaba el estenopo. Aquí van unas fotos de la cámara para que vean cómo queda.

Fotos: Pablo Monge

Como ven, mi patrocinador oficial es Franziskaner, ¡qué rica que es Franziskaner!. Bueno, en esa estructura de aluminio se puede ver, a duras penas, en el ombligo del franciscano ébrio un puntito. Ese puntito es el estenopo, de 0,37mm de diámetro. La distancia del estenopo al negativo es de 22mm. Con este estenopo saqué las fotos que más abajo se ven. Ahora tengo preparado otro de 0,18mm, a la espera de estrenarse, junto con el fotómetro que me regaló Pablo Monge, otro fotografo del diario. ¡Gracias a los dos!. Iré subiendo cada tanto algún trabajo que vaya haciendo con esta técnica fotográfica que, de nuevo, no hubiera conocido si no hubiese tenido de profesor a Daniel Tubío. Hasta la próxima.

(1) No necesariamente sobre un plano. Se puede proyectar la imagen sobre una superficie curvada axialmente al estenopo.

2 Comments:

Anonymous sin pickles said...

Sos mi ídolo aleminius.

4:47 p. m.  
Anonymous The mummy said...

Muy buena la elección del material para la cámara. Hasta ahora las estenopeicas que conocía directamente (en persona) habían padecido una vida como latas de yerba o de bizcochos del estilo a la de Canale que yo tengo para la hora del mate... obvio todo el rollo de la película cortada y adherida dios sabe de que manera en la platina-fondodelalata. Espero que después te copes con las fotos y demás yerbas para colaborar en el nuevo proyecto al cual quedás (ahora oficialmente invitado).

Saludos y seguí con esto que está jugoso!

7:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home